¿Buscas información sobre Problemas de próstata en perros? Aquí tienes la respuesta.

Problemas de próstata en perros



Problemas de prostata en perrosLa próstata del perro es un órgano bilobulado, de posición caudal a la vejiga que tiene altas probabilidades de padecer patologías.

La función de la próstata es la producción de un líquido que servirá para el transporte, y como medio de sostén, de los espermatozoides en su viaje desde los testículos hasta el aparato genital de la hembra.

Cómo detectar problemas de próstata en perros.

Entre las actuaciones más habituales están las siguientes:

  1. Anamnesis (“Interrogatorio”): en demasiadas ocasiones muchos propietarios se sorprenden del gran número de preguntas que los veterinarios realizan… no es que estos profesionales sanitarios sean más o menos cotillas… ¡¡ni mucho menos!!; la realidad, es que la anamnesis o “interrogatorio” debe ser la primera parte de cualquier valoración.
  2. Exploración física: una vez consultado el propietario, el profesional intentará obtener el mayor número de datos tras la exploración física del animal. El veterinario, en el caso de la próstata, realizará una palpación rectal que se acompañará de una palpación abdominal. Se aprecia el tamaño, colocación y dolor de la glándula… datos muy importantes para el diagnóstico final del problema.
  3. Analíticas: se pueden, y se deben, realizar análisis de orina y de sangre. En el análisis de orina confirmaremos o descartaremos la existencia de infección; con el hemograma completo y con el perfil bioquímico valoraremos la posible alteración de otros órganos. Entre los análisis realizados también se puede valorar el líquido prostático o la secreción uretral, así como el semen del animal.
  4. Radiografía: mediante el estudio radiológico podemos observar el tamaño, la posición y el contorno o forma de la próstata.
  5. Ecografía: con la ecografía, aparte del tamaño, la posición y el contorno, también podremos apreciar la consistencia glandular. Es uno de los mejores medios diagnósticos para diferenciar las patologías existentes.
  6. Biopsia prostática: en el caso de sospecha de ciertas patologías (tumores) puede recomendarse la realización de una biopsia para confirmar y clasificar el problema. La biopsia suele recomendarse cuando los medios anteriormente citados no aportan un diagnóstico claro, cuando los tratamientos aplicados no aportan los resultados deseados y cuando estamos, posiblemente, ante patologías graves (tumores o abscesos).

Evidencias de problemas de próstata en perros.

Como podemos imaginar, los síntomas asociados a los problemas prostáticos varían según el problema y la intensidad del mismo; cualquiera de las alteraciones más habituales, salvo la prostatitis aguda, pueden cursar sin el menor síntoma apreciable a ojos del propietario.

En la mayoría de los casos, los problemas prostáticos conducen a dificultad al defecar (tenesmo rectal) y/o a dificultad al orinar (disuria).

Un signo que evidencia claramente un problema prostático es la secreción uretral, lo que se conoce como Uretrorrea o Medorrea; el contenido suele estar integrado por secreciones prostáticas, hemorragia, exudados de pus…

En las enfermedades prostáticas también podemos apreciar síntomas sistémicos, entre los más habituales tenemos la fiebre, la depresión, el dolor abdominal, dificultades locomotoras en el tercio posterior…

En los quistes prostáticos de gran tamaño también se puede observar aumento del tamaño del abdomen.

Ya tenemos datos para sospechar un problema prostático, ahora debemos confirmar o descartar la sospecha; para ello, y como siempre, acudiremos al veterinario para que mediante las técnicas diagnósticas oportunas valore el estado real de la glándula sexual accesoria de nuestro perro.

Si este artículo sobre problemas de próstata en perros te ha resultado interesante, te recomendamos que des un vistazo a nuestra sección de perros.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *