¿Buscas información sobre La gestación de los perros? Aquí tienes la respuesta.

La gestación de los perros



La gestacion de los perrosLa mayoría de los seres humanos admitimos la importancia de los cuidados en la gestación de un bebé, pero ¿y para los perros?, ¿cómo es la gestación de los perros y cómo influye el desarrollo de su vida intrauterina?, ¿que beneficios aportan los cuidados de sus primeros días para su vida futura?…

Todos los perros pasan por unas importantísimas fases de desarrollo en un período de tiempo muy corto. Desde el momento de su concepción hasta que cumplen las doce semanas de vida, suceden demasiados eventos que pueden influir positiva o negativamente en el resto de sus ‘perras vidas’.

Existen varios períodos, perfectamente delimitados, el primero de ellos es el que los profesionales conocemos como Período Prenatal: comprende el tiempo que pasa desde la concepción de los nuevos seres hasta su nacimiento; durante este período, el carácter del animal se está formando? ¡¡sí, sí!!, incluso dentro del vientre de su madre.

Durante la gestación de los perros, el cachorro percibe con intensidad el entorno de la madre.

Esta afirmación se confirma con múltiples estudios y experiencias que nos aseguran que los pequeños cachorros reaccionan negativamente ante estímulos desagradables para la madre: sonidos bruscos, estrés, cambios repentinos de temperatura… que los cachorros“se fidelizan” con ciertos sabores de alimentos que ha consumido su progenitora…

El período que comienza con el nacimiento del cachorro se denomina Período Neonatal, y comprende desde el nacimiento hasta que cumple las dos semanas de edad.

El recién nacido se pasa la mayor parte del día durmiendo, casi un 70% de la jornada se emplea en el “agotador trabajo” del descanso; nuestros pequeños protagonistas sólo despiertan para satisfacer la básica y “nutritiva” necesidad de alimentarse.

Entre las nuevas sensaciones está el contacto directo con sus hermanos a la hora de descansar; parece que este estrecho contacto entre los hermanos de camada se produce como un medio para alcanzar la maduración sensorial.

El tiempo dedicado a la actividad tiene como único fin “llenar la panza”; nuestros pequeños amigos se despiertan cada tres o cuatros horas y buscan el alimento… ¿pero cómo consiguen orientarse? No ven, no oyen, no son capaces de mantenerse en pie… pero tienen un perfeccionado “radar sensorial”; cuando se encuentran en pleno esfuerzo físico, se topan con sus hermanos o con su madre… para ellos ese bulto no dejaría de ser un molesto obstáculo si no desprendiera un calorcillo inconfundible que reconocen inmediatamente con su sensible hocico.

Nuestros pequeños amigos “ven el cielo abierto” cuando en el décimo día tras su nacimiento sus patas anteriores empiezan a coordinarse, y alcanzan la felicidad completa cuando al final de la segunda semana de vida coordinan la totalidad de sus minúsculas extremidades.

En los últimos estudios que se vienen realizando sobre el desarrollo de los cachorros durante las dos primeras semanas de vida, se ha observado que los contactos frecuentes del animal con la madre, con sus hermanos, e incluso con los seres humanos, permite una maduración más rápida del sistema nervioso: abren antes los ojos, crecen más deprisa, alcanzan con prontitud la coordinación motora de sus extremidades; al hacerse adultos demuestran que son menos miedosos y que tienen una mayor capacidad de aprendizaje que los cachorros que no han disfrutado de esta fundamental compañía.

Si este artículo sobre la gestación de los perros te ha parecido interesante, no olvides visitar nuestra sección de perros en tuselva.com, encontrarás muchos otros artículos interesantes como el del comportamiento de los cachorros.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *