¿Buscas información sobre Cómo cuidar de un pez de agua fría? Aquí tienes la respuesta.

Cómo cuidar de un pez de agua fría



Tener un pez como mascota es algo muy habitual pues apenas molestan y no necesitan mucha atención. Sin embargo, como cualquier otro animal de compañía, los peces tienen una serie de peculiaridades que habrá que tener en cuenta para poder garantizar su bienestar. Si quieres saber cómo cuidar de un pez de agua fría, no te preocupes, vamos a decirte todo lo que tienes que hacer.

Cinco aspectos a tener en cuenta al cuidar de tu pez

  1. Estado del agua. Es importante que la tengas siempre limpia y para ello tendrás que limpiarla una vez por semana. Para hacerlo, bastará con que saques a tus peces con cuidado del acuario y los dejes durante un rato en otro recipiente con agua. Mientras tanto, frota la pecera con un cepillo y así retirarás todas las bacterias que se hayan podido acumular, no te olvides de limpiar también las plantas.
  2. Alimentación. Algunas especies son muy glotonas así que no es aconsejable que les des comida de más porque se la terminarán comiendo y esto podría afectar a su aparato digestivo. Para saber si tienen la comida necesaria o no, todo lo que tienes que hacer es echarles un poco y cronometrar dos minutos. Si no se la terminan en este tiempo, es que les has echado de más así que tienes que retirar lo que sobra.
  3. No todos los peces de agua fría pueden convivir con cualquier especie; por ejemplo, en el caso de los peces cabeza de león hay que tener en cuenta que solo pueden convivir con otros peces goldfish pues, al ser peces que nadan muy despacio, si los ponemos con otros más rápidos podrían quitarles la comida.
  4. Asegúrate de que cuentan con el espacio que necesitan. Cada especie de pez necesita una cantidad de litros u otra. Pregunta a un especialista para saber cómo tiene que ser tu pecera de grande.
  5. Antes de comprarlo, averigua qué sexo son. Si cuentas en tu acuario con una pareja de peces será muy probable que se reproduzcan y es muy importante que cuenten con todo lo que necesitan para que puedan hacerlo de la mejor manera.

Como ves, tener a tu pez en las mejores condiciones solo requiere de una serie de precauciones y cuidados que garantirán su bienestar y, en consecuencia, una esperanza de vida más larga. ¡Algunas especies pueden llegar a vivir hasta diez años!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *