¿Buscas información sobre Cómo inculcar respeto por la naturaleza en los pequeños? Aquí tienes la respuesta.

Cómo inculcar respeto por la naturaleza en los pequeños



“Dime a quién prestas atención y te diré quién eres”, así sentenciaba el célebre filósofo español José Ortega y Gasset una de las cuestiones más importante a la hora de inculcar valores positivos en nuestros hijos. En efecto, nuestro ejemplo como padres es fundamental para plantar en los pequeños la semilla del respeto no sólo a la naturaleza, sino al bien común.

Desde cuidar las plantas y proteger a los animales, hasta mantener una conducta adecuada en centros públicos y no arrojar desperdicios a la calle, se trata de pequeños detalles que contribuyen a crear en los niños un sentimiento de cuidado y preservación del mundo que les rodea. Si quieres saber cómo inculcar el amor en tus hijos por el medio ambiente y la naturaleza, toma nota de los siguientes consejos:

1- Estimule el conocimiento de la flora y la fauna. Si el pequeño se familiariza con las plantas y los animales, aprende cómo nacen y se desarrollan, y hasta participa en actividades como sembrar semillas y dar de comer a las mascotas, de seguro comprenderá por qué es importante cuidar el medio ambiente.

2- Visite parques y zoológicos. Sobre todo si no posee mascotas en el hogar, una visita al parque o al zoológico le permitirá al pequeño entrar en contacto con los animales, conocer sobre sus cuidados y necesidades, y establecer un vínculo afectuoso desde los primeros momentos.

3- Acérquelo al mundo natural que le rodea. Mientras más se familiarice con los seres vivos y plantas a su alrededor, mayor será su nivel de comprensión y cariño. En este ejemplo podemos incluir los parques cercanos a su domicilio, el jardín de la escuela y hasta la mascota del vecino.

4- Busca recursos divertidos. A los pequeños una buena forma de inculcarles este tipo de valores es a través de recursos didácticos divertidos. Hablamos de juegos, dibujos para colorear, fichas educativas, adivinanzas infantiles, trabalenguas, chistes,…

Con este tipo de recursos es muy fácil introducir el tema del respeto por los animales. Por ejemplo, pongamos el ejemplo de las adivinanzas. Podemos recurrir por ejemplo a jugar con adivinanzas de animales (aquí tienes una buena selección de adivinanzas con respuesta), pasar un rato divertido buscando las soluciones y asistiendo a los pequeños con ellas, y poco a poco ir hablando de los valores de respeto que hay que tener con ellos, lo importantes que son, etc.

5- Hágale ver por qué es importante cuidar el medio ambiente. Para ello puede emplear muchos recursos como documentales, libros de cuentos y películas animadas que enfaticen el tema de la contaminación ambiental, el deterioro de los hábitats, el ruido de las calles, etc. No olvide enseñarle cómo puede contribuir a prevenir estos escenarios.

6- Apóyese en las experiencias vividas. Nuevamente retomamos el tema del ejemplo que como padres debemos dar a los pequeños. Si usted es atento con las mascotas, cuida de las plantas y corrige o señala cualquier actitud negativa hacia la naturaleza, su hijo sabrá imitarle y actuar en correspondencia.

7- Planifique visitas a los museos. Al igual que el zoológico, los museos de historia natural constituyen un método muy provechoso para que el niño se acerque a los procesos naturales de nuestro planeta, la evolución de los animales y la comprensión del entorno natural del cual forma parte.

8- El respeto a la naturaleza también es sinónimo de tolerancia. Muchas personas se inquietan ante la presencia de algunos animales como las arañas, las ratas o las avispas. Sin embargo, el pequeño no debe observar este tipo de actitudes en nosotros, sino aprender a respetar estos seres vivos (y tener cuidado también), y comprender que forman parte de la naturaleza, al igual que los cocodrilos, los tigres y los tiburones.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *