¿Buscas información sobre Cómo cuidar de un gran danés? Aquí tienes la respuesta.

Cómo cuidar de un gran danés



Cómo cuidar de un gran danésSi te gustan los perros de raza grande, quizás deberías plantearte por optar por un gran danés, también conocido como dogo alemán. Eso si, piénsalo bien, porque un perro de esta raza puede llegar a medir 2,10 metros posándose sobre sus patas traseras.

Tiene la opción de elegir entre un pelaje dorado pálido (conocido como leonardo), un color dorado pálido que se conoce como atigrado, uno blanco con manchas salpicadas de negro, de pelaje negro azabache o de un tono azulado.

Cómo cuidar de un gran danés

  1. El hogar es importante: Antes de optar por este perro, tiene que pensárselo mucho. Si reside en una casa de campo, o aunque esta no sea muy grande tiene un jardín donde su perro puede correr, no hay problema. Tampoco si la casa es grande. Pero si es un piso pequeño, piense que el animal, al ser tan grande puede estresarse en un lugar tan pequeño, y eso lo hará estar todo el teimpo nervioso.
  2. Ejercicio diario de más de una hora: Al ser un perro tan grande, precisa de mucho ejercicio para cansarse. Lo ideal es poder llevarlo a un parque con más perros para que corra libre. De no tener nada cerca, llévelo a una zona donde pueda tirarle algún juguete. Si simplemente lo va a sacar de paseo, lo tendrá que tener caminando por lo menos por una hora para que llegue cansado a casa.
  3. Seriedad con él desde pequeño: Cuando lo lleve a casa de cachorro será un perro muy pequeño, pero algún día crecerá y se convertirá en un perro enorme. Por ello, tiene que ser muy severo con él para que aprenda que debe hacer y que no. Pues los perros de esta raza tienen por costumbre saltar sobre las personas o subírseles a la espalda. También es importante que sepan como comportarse con otros perros desde que son cachorros, pues cuando sean de un gran tamaño pueden acabar haciéndole daño al resto de perros cuando jueguen.
  4. Cuando se haga mayor será bastante vago: Con el paso de los años, es una raza que tiende mucho a vaguear, por lo que tendrás que obligarlo a hacer ejercicio. Que a ti no te entre la pereza ni uses la excusa de que el perro no quiere moverse para no sacarlo a la calle, porque eso no será nada bueno para su salud.
  5. Amigable con otros perros: Tanto siendo cachorros como adultos, los gran daneses son muy cariñosos con otros perros. Con los gatos tampoco suelen tener problemas, sobre todo si estos son muy pequeños. En muchos casos, es posible que los tomen bajo su protección, como si fueran su cría.
  6. Adoran a los niños: ¿Piensas que este perro por su gran tamaño va a ser un problema para tu hijo? Ni mucho menos. Es un perro que le encanta estar con niños y no te extrañe que la mayor parte del tiempo lo pase con el pequeño de la casa, vigilándolo y cuidándolo cuando tú no puedas estar pendiente de él.
  7. Comen una gran cantidad de comida: Como todos los perros de raza grande, es un animal que come mucho. Por eso se les tiene que acostumbrar a comer ciertas cantidades de comida. De vez en cuando que se les dé algún hueso para perros o chucherías no es malo. Lo que si que no es recomendable, bajo ningún concepto, es comida humana. ¿La razón? Se acabará acostumbrando al sabor de la comida que tú tomes y no querrán comerse la suya, lo que les puede producir sobrepeso.
  8. Protegerá tu hogar: No te extrañe que cuando llegues con un desconocido el perro esté un poco distanciado, ya que a pesar de ser una raza muy dulce y cariñosa, no es muy amigable con los desconocidos. Y para evitar la entrada de ladrones no hay mejor perro para vigilar tu casa cuando no estés en ella.

Otros consejos para cuidar de un gran danés

  • Esta raza tiene una vida normalmente de unos 10 años, pudiendo extenderse si se  les ha cuidado muy bien. Sin embargo, es posible que sea un poco más corta si sufre de sobrepeso, porque eso le obligará a usar cada vez más fuerza en las patas y es posible que ya no pueda levantarse.
  • Es una raza de pelaje corto, por lo que no es necesario tener que peinarlos. Sin embargo, en la época de muda de pelo si que tendrás que hacerlo dos veces por semana. No es nada recomendable bañarlos durante la época de muda, porque la piel queda más expuesta y eso podría provocar que se escamase y en el pelaje le notases algo parecido a la caspa.
  • Si no eres una persona que suela tener un carácter muy estricto, contrata a un adiestrador para que te enseñe como pasear al perro. Piensa que cuando se haga grande tendrá muchísima fuerza y si no sabes como controlarlo te podría acabar tirando al suelo y escaparse.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *