¿Buscas información sobre Cómo cuidar de un gato van turco? Aquí tienes la respuesta.

Cómo cuidar de un gato van turco



cómo cuidar de un van turcoElegir el gato adecuado es algo muy importante, sobre todo si va a ser la primera vez que vas a tener uno. Si eres primerizo, el van turco no es nada aconsejable para comenzar.

Sin embargo, si ya tienes una amplia experiencia con los felinos, entonces este si que es ideal para ti, ya que es un gato perfecto para los que ya han tenido gatos con anterioridad y sabrán bien como adiestrarlo para que sepa comportarte en casa.

Cómo cuidar de un gato van turco

  1. Adiéstralo desde pequeño: El gato Van Turco es un animal sumamente inteligente, por lo que desde que es pequeño puedes adiestrarlo para que aprenda trucos como dar la patita o rodar por el suelo. También le puedes enseñar a que te traiga la pelota o incluso que utilice el inodoro para sus necesidades. Eso si, vas a tener que poner toda tu paciencia a prueba para ello, ya que no será algo que aprenda a la primera y tendrás que estar con él continuamente para que aprenda a hacer lo que tú quieres. Lo que si que no es díficil será hacerle comprender lo que está bien o mal que haga en la casa.
  2. No fuerces su cariño: Aunque es una raza muy cariñosa con los que viven en la casa, lo más normal es que se encariñe especialmente con una persona de la casa, a la que buscará para que le acaricie mientras ronronea. Si es a tu pareja o a tus hijos a quien busca, no le fuerces a que sea a ti a quien le haga el ronroneo. Otra cosa que debes evitar, cuando esté ronroneando, es el agarrarlo en brazos, ya que es algo que no le gusta mucho.
  3. Muy amigable con otros animales: Este gato es bastante amigable con otros animales que puedan haber en casa. No suele poner problema a que sea un perro, un conejo o un hámster. Le agrada estar en compañía cuando los dueños están fuera de casa para no sentirse solo.
  4. Cepíllalo dos veces a la semana: Aunque sea un gato de pelaje corto, este requiere bastantes cuidados. No se le forman nudos por la impermiabilización, pero para que siempre esté limpio y suave hay que pasarle el cepillo dos veces a la semana. En época de caída de pelo es aconsejable hacerlo a diario.
  5. Dale solo comida de calidad: Las chucherías déjalas solo para cuando haga algo bueno o se haya portado muy bien, porque si no te las pedirá a todo momento. Acostúmbralo en todo momento a que lo que va a comer es su pienso y, como mucho, alguna latita de vez en cuando. Si lo has castrado evita a toda costa darle mucha comida basura: atún, latitas de carne… porque cogerá peso muy rápidamente.
  6. Tendrás que cansarlo mucho: Durante su juventud es un gato bastante activo, por lo que vas a tener que cansarlo mucho jugando con él. Si tienes a otro animal en casa se pondrá a jugar con él hasta que los dos hayan tenido ya bastante. No te preocupes si es un perro, porque este tendrá especial cuidado con el gato. Cuando se haga un poco más mayor, o lo castres, se calmará bastante, pero es aconsejable que le hagas jugar para que no engorde.
  7. Le encanta el agua: Lejos de lo que suelen ser sus compañeros felinos, a esta raza le encanta mucho el agua, por lo que si hay algún río cerca de casa puede irse hacía allí a chapotear por la orilla. Tampoco te extrañe que te estés dando un baño y se meta contigo o se tumbe debajo del grifo del agua para que se lo abras, sobre todo en verano. Y en esta misma estación, si llenas un barreño, seguro que se meterá dentro.

Otros consejos para el cuidado del van turco

  • No es un gato al que se le haya relacionado ninguna enfermedad particular de la raza, pero es aconsejable hacer visitas periódicas al veterinario, por lo menos cada cuatro meses, para que limpie las orejas de cera, le corte las uñas y compruebe su estado de salud. También te vendrá bien para controlar el peso del animal.
  • Es un animal muy bueno con los niños y bastante paciente. Pero su paciencia tiene un límite, de modo que enseña a los pequeños de la casa cuál es el extremo que no pueden sobrepasar a la hora de jugar con este animal.
  • Le gustan mucho las alturas, de hecho es de los gatos más ágiles, por lo que tenle un lugar especial en una parte alta a la que se pueda subir para observar todo lo que suceda a su alrededor.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *