¿Buscas información sobre Cómo cuidar de un gato himalayo? Aquí tienes la respuesta.

Cómo cuidar de un gato himalayo



cómo cuidar un gato himalayoBello, esbelto y con unos preciosos colores de diferentes combinaciones en su pelaje. Así es el gato himalayo, resultado de la combinación de la raza siamés con gatos de pelo largo que en los años 60 comenzaron a aparecer criados por profesionales tras conseguir una buena mezcla entre ambas razas.

Si busca un gato tranquilo, amable y cariñoso no encontrará ninguno mejor para tener en casa, ya que será un verdadero compañero durante muchos años.

Cómo cuidar de un gato himalayo

  1. Mucho cuidado de su pelaje: Quizás el mayor trabajo del gato himalayo es el tener que ocuparse de su voluminoso pelaje. Al ser un gato de pelaje largo, no tardarán en formársele nudos que tendrá que cortar si no lo ha peinado correctamente. Lo mejor es que una o dos veces por semana lo cepille. Si lo acostumbra desde pequeño, y usted coge la rutina, se convertirá algo con lo que ambos disfrutarán mucho.
  2. Paciente con los niños: A muchos gatos no les gusta que los niños los estén continuamente toqueteando, porque les gusta más moverse por su cuenta y que no les molesten, siendo muy agresivos con los niños. En el caso del gato himalayo no tendrá este problema. Muy pronto se hará muy amigo de los más pequeños de la casa, y aguantará muchas cosas que le puedan hacer. Sin embargo, tienen un límite de paciencia, así que enseñe a sus hijos que pueden hacer con él y que no.
  3. No le desagradan otros animales: No es un gato excesivamente territorial, por lo que no le disgustará tener compañía de otros animales. No obstante, si decide meter otro animal en casa, que este gato no sea ya muy mayor, porque en ese caso será bastante desconfiado con el recién llegado y es muy posible que se ponga muy celoso de él.
  4. Bastante curioso: El que dijo aquello de “la curiosidad mató al gato” seguramente hablase de esta raza, porque son altamente curiosos. No se extrañe que de pronto aparezca cuando esté cocinando o que le mire mientras esté limpiando. Dada su curiosidad, debe tener mucho cuidado con dejar ventanas abiertas si vive en un piso, porque se asomarán para mirar. Aunque los gatos son muy ágiles y capaces de moverse por cualquier sitio, puede llevarse un buen susto y que a su gato le pase algo.
  5. Deje su baño en manos profesionales: Para cuidar muy bien de su pelaje no bastará con cepillarlo. Es mejor que una vez cada dos meses lo lleve a una peluquería donde lo bañen, le recorten un poco el pelo y lo dejen bien cepillado (usted tendrá que seguir cepillándolo en casa). Así tendrá un pelaje de lujo que será la envidia de sus compañeros felinos.
  6. Tenga siempre a mano algo para las bolas de pelo: Al limpiarse, no será nada raro que de vez en cuando este animal expulse alguna bola de pelo. Por eso siempre es bueno que tenga a mano algo que le ayude a echarlas con mucha mayor facilidad.
  7. Contrólese en la época de celo: Si no ha podido castrarlo antes de que comenzase su época de celo, sepa que va a tener que oír unos maullidos chirriantes e incesantes a lo largo del día y de la noche. No le riña ni le castigue por ello, ya que no es su culpa.
  8. Compre comida de calidad: Durante su juventud estos gatos tienen mucha vitalidad, pero según se van haciendo mayores y se calman pierden las ganas de jugar y corretear. Por ello, desde pequeño es mejor que coman comida para controlar su peso. Evite darle comida que no sea para gato.

Otros consejos útiles para el gato himalayo

  • Bajo ningún concepto se le ocurra pelarlo mucho en verano. Aunque el veterinario se lo aconseje, eso es una crueldad y podría tener alguna enfermedad de piel.
  • Suele ser muy sociable con los perros, pero solo cuando estos pasan mucho tiempo en casa. Si va a tener visita y este va a traer un perro, asegúrese que el perro está bien sujeto hasta que el gato se haya costumbrado a su presencia y se acerque él para olerlo.
  • De pequeños son muy curiosos, así que al hacer ciertas tareas, como cocinar y demás, vigile donde está, porque podría acercarse a los fuegos y quemarse.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *