¿Buscas información sobre Cómo cuidar de un devon rex? Aquí tienes la respuesta.

Cómo cuidar de un devon rex



cómo cuidar de un devon rexPuede que a simple vista este gato pueda asustarte, ya que se parece mucho al gato sphynx, solo que con un poco más de pelo. Los ingleses los llaman “monitos con traje de gato” porque dentro del mundo felino son de los más inteligentes. De hecho, se pueden domesticar muy fácilmente.

Su corto pelaje es muy suave de tocar, de hecho recuerda a tocar la piel de un melocotón, lo cuál resulta ser de lo más agradable.

Cómo cuidar de un devon rex

  1. Cepíllalo una vez a la semana: En realidad bastaría con un par de veces al mes, puesto que este animal tiene el pelo muy corto y no te va a dar problemas en ese aspecto. Eso si, desde que sea pequeño acostúmbralo al peine, porque si no cuando sea más mayor y quieras cepillarle para la época de muda de pelo lo tendrás muy complicado y te puede dar algún zarpazo.
  2. Un animal que no se puede dejar solo: Si eres una persona que tiene que pasar mucho tiempo fuera de casa entonces no te decantes por este animal. Rompiendo esa leyenda urbana que dice que los gatos son muy independientes, el devon rex en realidad es un gato al que le encanta estar en compañía. Si tienes a otro animal, otro gato o un perro, no hay problema porque siempre estará acompañado. Pero si va a estar solo, se pondrá muy triste de no poder estar en compañía de un ser humano.
  3. Muy cariñoso con grandes y pequeños: El devon rex es un gato muy cariñoso, por lo que que no te sorprenda de pronto en plena noche te despierte ronroneando en busca de cariño o se te cuele entre las sábanas para estar contigo, porque le encanta estar cerca de las personas. No es bueno que te carees con él cuando te venga a hacer muestras de cariño y a ti no te venga bien, porque es un animal muy sensible.
  4. Acostúmbralo al cagadero desde muy pequeño: Puede ser algo obvio, pero si desde que es muy pequeño le ayudas a ir al cagadero, en muy poco tiempo aprenderá que eso es lo que tiene que hacer, porque es muy inteligente. De hecho, si quisieras, hasta podrías enseñarle a utilizar el váter y haría ahí sus cosas.
  5. Para reñirle utiliza agua en un bote de spray antes que gritar: Si ha hecho algo malo, como arañar el sofá o las cortinas, entonces tirarle agua metida en un bote de spray en lugar de gritarle. No le gusta nada los gritos y se asustará mucho, lo que podría provocar que con el tiempo te tuviese miedo.
  6. Juega mucho con él: Dentro de los diferentes motes que tiene, uno de los que más destacan es el del gato incansable. Por esta razón, si vas a querer que te deje tranquilo por la noche, vas a tener que jugar mucho con él u olvídate de que te deje dormir. Si tienes otro gato en casa será perfecto, porque podrá jugar con él.
  7. Dale tiempo con los desconocidos: Es un gato muy cariñoso con las personas que conoce en su entorno familiar, pero que no te extrañe que se sienta un poco receloso con las personas desconocidas. Intenta que la gente que venga a tu casa no se le acerque de golpe para verlo, sino que sea tu devon rex el que de ese paso. Cuando ya haya olido al visitante se dejará hacer de todo.
  8. Es bastante curioso: Como gato que es, resulta ser un animal bastante curioso, sobre todo en su primer año. De modo que cada vez que te muevas te va a seguir a todas partes para ver que es lo que haces. Ten mucho cuidado de no tropezarte con él o de hacerte daño si te asusta encontrártelo de pronto frente a ti mirándote.
  9. Cuida su alimentación: Es un gato de por si propenso a la delgadez, por lo que le tienes que dar la comida justa para que se mantenga así. Si lo has castrado, dale la comida adecuada, en la cantidad que te indique tu veterinario, para que no engorde demasiado o sus delgadas patas podrían resentirse.
  10. Limpia sus orejas: Quizás el mayor trabajo con un devon rex es el ocuparse de limpiar la cera de sus orejas, ya que se les forma mucha en su interior. Si hay otro gato en casa, este se dedicará a limpiárselas. Pero si no es el caso, tendrás que hacerlo tú con un bastoncillo. Es algo a lo que lo tienes que acostumbrar desde pequeño. Si no te atreves déjalo en manos del veterinario.

Otros consejos para cuidar del devon rex

  • Aunque no es normal verlos por la calle, si quieres lo puedes sacar a pasear. Le encanta descubrir cosas nuevas, pero al principio estará muy asustado, de modo que tienes que ir poco a poco.
  • Para el invierno, para que no pase frío, intenta que su cama esté en la zona más caliente de la casa, con una manta en la que pueda envolverse. Te lo agradecerá.
  • No requiere de bañarlo mucho, quizás una o dos veces al año. Si vas a hacerlo tú mismo, de nuevo es importante hacerlo desde que es cachorro o te costará mucho cuando crezca.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *