¿Buscas información sobre Cómo cuidar de un balinés? Aquí tienes la respuesta.

Cómo cuidar de un balinés



cómo cuidar de un balinésPara aquellos que adoren los siameses, pero que les gusten más los pelos de cabello largo, ¿por qué no tener las dos cosas en un solo gato? Si, es posible con la raza de gato balinés, descendiente de los siameses combinados con gatos de pelo largo.

Un gato muy fácil de cuidar que es perfecto para los primerizos que nunca han tenido un gato en casa. No te costará mucho conseguir que sea tu mejor amigo.

Cómo cuidar de un gato balinés

  1. Debes ser constante en su educación: Le viene de su antepasado siamés. El gato balinés es sumamente inteligente y le cuesta muy poco aprender costumbres. Si le vas a enseñar a usar la tierra, tendrás que estarte, por lo menos, dos semanas llevándolo hasta el arenero para que sepa que ahí es donde tiene que hacer sus cosas. Una vez lo haya hecho, le tienes que acariciar mientras le alabas, porque así entenderá que ha hecho algo bien. En el tema de arañar es un poco más complicado, pero si desde que es cachorro le acostumbras a utilizar un rascador, te será mucho más fácil evitar que vaya a por tus muebles.
  2. Ten cuidado con los objetos en lugares altos: El balinés es un gato que muchos apodan como el “acrobático”. Su aspecto no debe engañar, porque en realidad es un gato muy ágil que puede llegar a lugares muy altos. También tiene una cierta tendencia a tirar objetos que estén cerca de él. Para el gato es como un juego, por lo que no es bueno que le riñas por ello. Lo mejor es que le acostumbres a que puede subir, pero respetando lo que hay arriba.
  3. Jugar con él es obligatorio: Es una raza muy juguetona y le encanta que jueguen con él, sobre todo en juegos que impliquen tener que dar grandes saltos, que es algo que le encanta. Si tienes un puntero láser será mucho mejor, porque eso le obligará a saltar y se pondrá muy contento. Si hay otro gato en casa no le importará jugar con él, siempre y cuando pueda seguirle el ritmo.
  4. No lo dejes demasiado tiempo solo: Mientras que algunos gatos toman a sus dueños como sus criados y solo van a buscarlos cuando los necesiten, el gato malinés es un gato sumamente apegado a su dueño. No le gusta para nada estar solo, aunque esté acompañado de otro animal. Y que no te extrañe que sea un poco caprichoso al estar contigo y que otros animales no se te puedan acercar, porque para él serás muy importante.
  5. Ten cuidado con que animal metes en casa: Aunque es un gato que no le importa estar con otros animales y es bastante cariñoso, si que es un poco territorial. Si traes un nuevo animal a casa es posible que se sienta un poco “mosqueado”, pero poco a poco le irá cogiendo cariño a su compañero, sobre todo si va a estar un rato solo en casa. Por otro lado, si este animal lo traes de pequeño, habiendo ya otro en casa, enseguida se hará amigo suyo, porque de pequeños les encanta tener contacto con otros animales.
  6. Mantenle una dieta equilibrada: Al castrarlo, como todos los gatos, es propenso a engordar. Pero, aún sin estarlo, esta raza suele coger peso muy rápidamente. Por eso dale la cantidad justa de comida. Las chucherías dáselas solo en momentos muy especiales, para que no se acostumbre o siempre te las pedirá.
  7. Cepíllalo a menudo: Dos veces a la semana bastarán para mantener su pelo bien. Cuando se le caiga el pelo por la muda es recomendable cepillarlo a diario por lo menos una vez.

Otros consejos para el cuidado del malinés

  • Recuerda que es un gato muy activo, por lo que tardará mucho en calmarse. Sin embargo, las hembras al poco de cumplir un año ya se vuelven más tranquilas. Por lo que si no quieres un gato muy activo, adquiere una hembra.
  • No es un gato propenso a enfermedades específicas, de hecho tienen una vida muy longeva, pero no por ello no vayas al veterinario a que lo revisen cada cuatro meses.
  • Es bueno que haga ejercicio en casa, sobre todo si lo has castrado. Hay muchos juguetes con los que puede entretenerse solo y quemar calorías, pero lo más adecuado es que juegues tú con él.

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *