¿Buscas información sobre Cómo cuidar de un angora turco? Aquí tienes la respuesta.

Cómo cuidar de un angora turco



cómo cuidar de un angora turcoEsta puede que sea la raza de gato más antigua que existe en el mundo, y apenas existen criadores en Europa que se dediquen a la cría de esta raza, lo que lo convierte en un ejemplar bastante raro.

Quizás una de las mayores peculiaridades de este gato es que algunos miembros de la raza nacen con los ojos con un tono dorado, y en algunas ocasiones con un ojo dorado y otro de un tono azulado claro. Es un gato sin lugar a dudas con mucho porte y bastante clase.

Cómo cuidar de un angora turco

  1. Cepillado esporádico: al contrario que otros gatos que tienen pelo largo, el angora turco no necesitar estar constantemente peinándose, ya que su pelo no es nada lanoso y no se forman muchos nudos. Con cepillarlo una vez a la semana como mucho bastará. En la época de muda de pelo lo mejor es un cepillado diario.
  2. Mantente serio con él: Aunque suele ser un animal bastante dócil y cariñoso también es bastante temperamental. Que no te extrañe que a la primera que le vayas a echar una bronca no te haga nada de caso y tengas que ponerte mucho más serio con este gato. Para él tú eres su sirviente y él tu señor, por lo que desde pequeño vas a tener que enseñarle quien es el que manda en la casa.
  3. Paciente con los niños: Al contrario de lo que pasa si un adulto es el que le está “fastidiando”, el angora turco tiene una paciencia con los niños. Pero toda paciencia tiene sus límites, de modo que es mejor que si tienes niños en casa, le expliques como debe tratar al gato como se le tiene que tratar o puede acabar llevándose un buen zarpazo.
  4. Baños cada dos meses: Los gatos suelen ser muy limpios, pero mantener limpio el pelaje del angora turco no es nada sencillo. Por eso es recomendable que por lo menos cada dos meses le des un buen baño. Si tú no te atreves entonces déjalo en manos de veterinarios experimentados.
  5. Juega mucho con él: Suele ser un gato bastante independiente, pero durante los primeros años de vida querrá que juegues con él todo lo que sea posible. Es un animal al que le puedes enseñar que te devuelva la pelota o jugar a tirar con un pequeño nudo.
  6. Cuidado con que animal le va a hacer compañía: Mientras que con los niños suele ser un animal con bastante paciencia, con otros animales se podría decir que no tiene ninguna. Salvo que se hayan criado juntos o que él haya conocido al animal grande de la casa desde pequeño, si metes a otro animal cuando tu gato angora turco sea mayor, que no te extrañe que se vuelva más distante y no quiera saber nada del recién llegado. Marcará su territorio y no permitirá que nadie se acerque, ni siquiera su propio dueño. Por supuesto todo depende de la educación, pero los gatos angora turco suelen ser bastante reacios con tener invasores en su vivienda.
  7. Comida de calidad: No es una raza muy propensa a engordar frente a otras razas. Sin embargo, eso no quiere decir que lo tengas que cebar con mucha comida. Acostúmbralo desde pequeño a un horario y de vez en cuando le puedes dar alguna que otra chuche.
  8. Cuidado especial de sus orejas: Los gatos angora turco con ojos dorados suelen tender a la sordera. De modo que llévalo periódicamente al veterinario para que controle la cera de sus orejas y le haga revisiones, ya que hay algunos gatos de esta raza que nacen sordos.

Otros consejos para el cuidado del angora turco

  • Enseñar a este gatos trucos es posible, ya que es una de las razas de gato más inteligentes que existen, pero vas a tener que ponerlo todo de tu parte, porque le costará un poco querer aprender.
  • Si lo has traído a casa siendo pequeño, evita a toda costa que coma comida blanda, porque eso le afectará mucho al estómago y sufrirá de diarrea.
  • Para nada se te ocurra pelarle el cabello. Puedes recortárselo un poco en verano, pero no le cortes mucha cantidad o dejarás su piel expuesta.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *