¿Buscas información sobre 5 Razones por las que no quitarle las uñas a un gato? Aquí tienes la respuesta.

5 Razones por las que no quitarle las uñas a un gato



5 Razones por las que no quitarle las uñas a un gatoAunque en la actualidad es una práctica que se ha comenzado a prohibir en cientos de países, aún hay veterinarios que lo hacen a escondidas por un buen precio.

Quitarle las uñas a los gastos no es una cosa que uno se pueda tomar a la ligera, porque es toda una crueldad hacía estos animales. Y si lo estás pensando hacer, mira estas razones por las que a tu gato no deberías quitarle las uñas.

Razones por las que no quitarle las uñas a tu gato

  1. Es una crueldad: Quitarle las uñas a un gato es una crueldad, ya que se considera igual que la amputación. Es una operación muy dolorosa que al gato cuando despierte le dolerá mucho, ya que lo que hacen es sellar los huecos por donde salen las uñas en la zona del hueso. Y aunque ya no le salgan más para fuera si que lo hacen hacía dentro y eso le irá poco a poco dañando mucho las patas.
  2. Le quitas su principal arma de defensa: Las garras de los gatos son su principal arma de defensa. Piensa que si vives en una planta baja o una casa de campo y a tu gato le gusta salir a dar un paseo, si se encuentra con otros felinos y tiene sus garras no va a poder defenderse. Eso provocará que muchos felinos acaben metiéndose con él una y otra vez.
  3. Pierden agilidad y equilibro: Las uñas les ayudan a tener buena agilidad y equilibrio. Si alguna vez has observado bien a tu gato, verás como antes de realizar un salto saca un poco las garras y se toma su tiempo para realizarlo. El motivo es que con las uñas va calculando la fuerza que puede necesitar, así como de lejos está del borde del lugar en el que se encuentra. Una vez están sin sus garras, sus movimientos son mucho más lentos y torpes.
  4. Las usan para estirarse: Claro, a uno no le gusta estar mirando que el gato está arañando un sofá o una cortina. Pero si te fijas bien, al mismo tiempo que hace eso se está estirando. Las garras las clavan en un lugar para poder estarse fijos mientras estiran todo el cuerpo. Por este motivo es que es tan importante acostumbrarlos a que utilicen un rascador para hacer esto.
  5. Se vuelven más agresivos y antipáticos: No esperes muy buen trato por parte de tu gato una vez que le hayas quitado las garras. Se volverá antipático, solitario y pasará de ti todo el rato. Solo te buscará, si eso, para que le cambies la tierra y le des algo de comer.

Otras opciones que se pueden utilizar

  • Lo principal de todo es enseñar al gato, desde su llegada a la casa, de que utilice el rascador para estirarse y acicalar sus uñas. Ahora, si tienes algún mueble viejo por la casa que no te importe mucho que estropee, también le puedes enseñar a usarlo como rascador.
  • En muchas tiendas se pueden encontrar fundas para uñas de gato que se le ponen y tienen un duración de tres o cuatro meses. Una vez puestas, por más que el gato saque las garras no será peligroso para las personas. Aunque esto solo es recomendable para los gatos que viven en pisos y no van a salir a la calle.
  • Cortarle las uñas regularmente a los gatos es muy importante, ya que si le crecen demasiado también puede hacerle mucho daño a sus patas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *