¿Buscas información sobre 11 falsos mitos sobre los gatos? Aquí tienes la respuesta.

11 falsos mitos sobre los gatos



11 falsos mitos sobre los gatosAunque el ser humano avance y evolucione, eso no impide que una serie de mitos y leyendas urbanas sobre ciertos asuntos desaparezcan con el tiempo, ya que hay mucha gente que sigue creyéndose los famosos “cuentos de vieja” que contaban las abuelas.

En este artículo, desmentiremos esos falsos mitos que circulan sobre los amigos felinos más queridos para el cuidado doméstico.

11 falsos mitos sobre los gatos

  1. Las gatas deben parir por lo menos una vez en la vida: Esto es una gran mentira. Una gata no tiene que parir para vivir en mejores condiciones. De hecho, si todas las gatas del mundo parieran, la cantidad de gatos que habría en el planeta superaría a la raza humana. Lo que se aconseja es castrarla, para evitar que se quede embarazada de cualquier gato callejero que acuda a su llamada cuando esté en celo.
  2. Hay que darle leche: Los dibujos animados y muchas películas nos han hecho creer que los gatos deben beber leche, pero en realidad es un alimento muy nocivo para muchos felinos, porque no toleran bien la lactosa.
  3. Producen asma: Un gato de por sí solo no produce asma. Lo produce si la persona que se encuentra cerca del animal es alérgica a los gatos.
  4. No necesitan vacunas: Un gato no tiene que salir a la calle y por ello se cree que no va a necesitar vacunarlo… pero eso es un gran error, ya que si quiere que su gato viva muchos años, lo tiene que vacunar.
  5. No hay que cuidarlo tanto: Un gato es más independiente que un perro, eso es cierto, pero no por ello no precisa de cuidados como son darle de comer, mimarlo, jugar con él… es otro gran error que se suele cometer.
  6. Siempre caen de pie: Sí que es cierto que pueden caer bien en ciertas alturas, pero si caen desde mucha altura, no son capaces de calcular bien la caída y pueden matarse.
  7. Ven en la oscuridad: Que los gatos ven en la oscuridad es otro de los falsos mitos más famosos. Si la casa está totalmente a oscura, son incapaces de ver nada, únicamente si hay algo de luz, aunque esta sea muy tenue.
  8. Son traicioneros y ariscos: Los gatos suelen ser más territoriales y consideran al ser humano como un juguete para ellos. Pero no todos los gatos lo ven así y algunos son realmente mimosos con sus dueños.
  9. Si mueve la cola, es que está feliz: Mucho ojito con comparar el movimiento de la cola de un gato con la de un perro. El gato puede mover la cola a veces como señal de afecto, pero en otras ocasiones puede significar que no quiere ser molestado y no te extrañe que te lleves un buen zarpazo.
  10. No pueden convivir con perros: Esto no es verdad. Si un gato y un perro conviven juntos desde pequeños, se pueden llevar muy bien. Pero cada perro y cada gato es un mundo aparte.
  11. Los gatos negros dan mala suerte: El falso mito más distendido del planeta. Es una lacra que la raza humana lleva arrastrando desde la Edad Media, cuando el gato negro era asociado con las brujas. Sin embargo, tener un gato negro en casa y veréis como no tenéis mala suerte.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *